¿Cuáles son las diferencias entre los Sistemas Reproductivos Masculino y Femenino?

Los sistemas reproductivos masculino y femenino han evolucionado para diferentes especialidades, pero con el mismo objetivo: producir hijos. Todo el sistema reproductivo de una mujer está dentro del cuerpo, mientras que gran parte del de un hombre está fuera del cuerpo. La diferencia funcional entre los dos sistemas es que la de una mujer está diseñada para alimentar a un bebé mientras crece lo suficiente como para sobrevivir en el mundo y el de un hombre es un sistema de entrega de esperma. Los componentes individuales de los sistemas también difieren.

El sistema reproductivo en las mujeres es completamente interno, con puntos de entrada y salida en la vagina. Una de las diferencias más notables entre hombres y mujeres son los genitales masculinos en el exterior del cuerpo. Las temperaturas más bajas del entorno exterior ayudan a mantener la salud de los espermatozoides y previenen el daño de los niveles de calor que se encuentran dentro del cuerpo.

Una mujer tiene aberturas separadas para la orina y para la menstruación y las relaciones sexuales, mientras que el hombre solo tiene una abertura para expulsar orina y semen. Aunque las porciones externas de la vagina tienden a llenarse de sangre durante las relaciones sexuales, el pene de un hombre presenta una ampliación mucho más obvia. Esto le permite usar su pene por motivos funcionales e insertarlo en la vagina.

Tanto el sistema reproductor masculino como el femenino producen hormonas, pero las hormonas son diferentes. Las mujeres producen niveles más altos de hormonas femeninas como el estrógeno y los hombres tienen más testosterona, por ejemplo. Estas hormonas producen efectos de amplio alcance en el cuerpo, como el desarrollo de características sexuales secundarias como senos o hombros anchos. Ambos sistemas reproductivos comienzan a producir un número creciente de hormonas en la pubertad.

Las mujeres tienen los huevos ya almacenados en los ovarios al nacer, y los huevos se liberan cada mes. Los hombres, por otro lado, producen nuevos espermatozoides regularmente. El sistema reproductivo femenino requiere un período mensual para renovar el revestimiento del útero, mientras que el sistema masculino no requiere un mantenimiento regular de la misma manera.

Estructuralmente, el sistema reproductivo femenino es un área para sostener y alimentar a un bebé por nacer. Además, es un espacio donde los óvulos de la mujer se pueden mezclar con el esperma masculino para producir un nuevo ser humano, lo que le permite a la mujer transmitir algunos de sus genes a la siguiente generación, y el hombre al hacer lo mismo. El sistema reproductor masculino no contiene ningún equipo biológico que pueda mantener a un bebé nuevo. En cambio, es un sistema de producción y entrega de esperma.